ENTREVISTA DE TRABAJO, CUÉNTEME SU VIDA julio 23, 2018 – Posted in: Empleo – Tags: , , ,

Sin duda, un momento clave en el proceso de selección es la primera entrevista. Ese rato en el que has de demostrar que tu perfil es el más adecuado y dar forma a todo lo que incluye tu CV potenciando cada uno de los aspectos que te hacen diferente. ¿Cómo debemos afrontar este gran reto? ¿Cuales son los puntos fundamentales para seguir en el proceso? Quién mejor que Emilio Gómez Rojo, gran experto de RRHH en nuestro sector y colaborador habitual del blog, para guiarnos con unos consejos y así poder superar con éxito esta fase crucial en la selección.

Suena el teléfono y desde el otro lado nuestro interlocutor quiere cerrar una entrevista de trabajo contigo. Parece que tenemos opciones para ese puesto al que nos postulamos y al que hemos enviado nuestro CV con tanta ilusión.

Una entrevista de trabajo es, posiblemente la fase más importante dentro del proceso de selección, por eso hay que prepararla bien y dedicarle un tiempo antes de enfrentarnos a la misma.

En este caso nuestro objetivo es dar una buena impresión tanto personal como profesional, mejorando lo indicado en nuestro CV, al mismo tiempo que trataremos de obtener una mayor información sobre el puesto de trabajo ofertado.

Para ello me permito apuntar algunas ideas para que podáis mejorar vuestra entrevista de trabajo.

1.- ¿Qué sabes de la empresa?

Seguro que ya tienes una idea general de la compañía a la que has enviado el CV, pero eso no es suficiente, hay que saber datos como su facturación, su organigrama, su posición geográfica o su estilo cultural. No solo su página Web te puede ayudar a tener información de la empresa, busca comentarios de opinión y referencias en Internet. Es muy probable que una de las preguntas sea “qué conoces de esta compañía o porqué quieres trabajar con nosotros”.

2.- ¿Qué sabes del entrevistador?

No es igual que la entrevista la realice un técnico de selección de la propia empresa a que hayan contratado a una empresa especializada en selección. Ten en cuenta que el primero va a valorar más tu conocimiento de la empresa y va a tener más información sobre las necesidades a cubrir y el estilo y cultura de la misma. El segundo puede que tenga una visión más neutral del puesto y de la compañía. Si puedes conseguir información del entrevistador o de la consultora que efectúa la entrevista mucho mejor.

3.- La entrada

Por supuesto puntualidad, la sensación de esperar a un candidato sin causa justificada es penosa, de surgir algún imprevisto avisa de tu retraso y discúlpate. Los 4 primeros minutos en una entrevista son vitales. En los 4 primeros minutos formamos la opinión de la persona, es eso que se llama “química” y aunque no siempre funciona es difícil de modificar hasta que no la conocemos más a fondo. Procura mantener una posición que no resulte forzada. Una ligera sonrisa en el momento adecuado es una línea recta entre dos personas. Si el entrevistador es veterano la primera prueba será ver como estrechas la mano, (están definidas 8 maneras de hacerlo, pero de eso ya hablaremos otro día). Trata de que tu “arremetida” sea directa y con una intensidad media. Espera a que te indiquen donde sentarte, no tomes tú la iniciativa.

4.- Toma de contacto

Hay tantos tipos diferentes de entrevistadores, como tipos diferentes de personas. Está el que intenta dar confianza o el que mantiene una cierta distancia con el candidato. En cualquier caso, una de sus obligaciones es comprobar los datos de tú CV por lo que las primeras preguntas probablemente vayan en ese sentido y girarán en torno a los datos personales y de formación. Una pregunta clásica en este apartado es que te llevó a elegir los estudios que has realizado. Es recomendable que des una explicación que indique vocación hacia la profesión y tu interés por seguir formándote, siempre que lo permita tu ocupación laboral.

5.- Pasemos a la experiencia laboral

Especial importancia tiene este apartado donde debemos contar de una forma ordenada, específica y amena nuestra trayectoria profesional. Además, aquí tienes la oportunidad de ampliar la información que a modo de guion figura en tu CV. Sigue ese orden, pero complétalo con datos, logros y resultados, siendo ameno en la exposición. También debes tener en cuenta que no es igual que la entrevista la realicemos ante un profesional de RRHH que ante un profesional de línea. Si en la entrevista está un responsable o director de negocio deberemos aportar más datos técnicos y podremos emplear más argot del sector. Para el entrevistador de RRHH va a ser importante el trabajo en equipo, como solventaste los posibles conflictos, tu disposición a la movilidad y tú actitud ante nuevos retos. El profesional de línea en nuestro sector valorará la dificultad técnica del proyecto, el tiempo de ejecución, el acopio de material y la gestión económica de la obra. Pero todo esto lógicamente enfocado al puesto de trabajo que se oferte, no es igual un puesto de gabinete técnico que de ejecución de obra.

6.- ¿Y de las de competencias que?

Si has tenido ocasión de leer nuestro anterior post  http://andreslorenzo.com/por-favor-lea-mi-curriculum recordarás que el profesional de RRHH que realice la selección va a comparar las necesidades del puesto ofertado con las nuestras. Si se trata de una gran corporación o una consultora especializada tendrán definidas las competencias para este puesto. Por ejemplo, Jefe de Obra, debe sobresalir en las competencias de “orientación a resultados”, “liderazgo” y “trabajo en equipo” por lo que sus preguntas irán en dicha dirección. Responde siempre de una manera positiva, es mejor emplear términos como “área de mejora” o similares.

7.- ¿Podemos hablar en otro idioma?

En algunas entrevistas el entrevistador cambia de idioma, normalmente al inglés, cuando así lo requiere el puesto, aunque en la mayoría suele haber una prueba complementaria. Si se produce la primera de las situaciones habrá que responder de la forma más natural y no lanzar una frase grandilocuente, no vaya a ser que sepamos más inglés que el entrevistador y consigamos incomodarle. Ya comentamos que lo mejor es aportar la acreditación que avale nuestro nivel de lengua extranjera.

8.- Las preguntas de toda la vida

Hay preguntas que más o menos son predecibles y que muchos entrevistadores realizan. Si buscas en Internet tendrás el ranking de las 40, 50 o 100 preguntas y respuestas más populares en una entrevista de trabajo. Algunas absurdas, otras que lo parecen y no lo son y otras muy oportunas. En cuanto a las clásicas te puedes encontrar con cuestiones como estas:

Defínete profesionalmente

¿Por qué te interesa este trabajo?

Objetivos a medio plazo

¿Por qué debemos elegirte?

¿Trabajas mejor solo o en equipo?

¿Qué esperas de este trabajo?

Puedes preparar la respuesta por si acaso y también tener preparados tres aspectos en los que destacas y otros tres en los que suspendes, perdón, en los que tienes “áreas de mejora”.

9.- Comunicación no verbal

Un aspecto que no siempre cuidamos es nuestra comunicación no verbal y que resulta importantísimo ya que nuestro cuerpo comunica mucho más que nuestro lenguaje verbal. Trata de mantener una posición neutra. No invadas la mesa sobre que se realice la entrevista. Escucha atentamente las preguntas, asiente con la cabeza ligeramente y no interrumpas. Acompaña tus explicaciones con el movimiento de tus manos.

10.- ¿Qué hay de la pasta?

Este es un apartado incomodo, donde en una primera entrevista no se suele tocar si el puesto es de cierto nivel, al igual que el horario o las vacaciones. Pero que debemos despejar cuanto antes, ya que nos puede desilusionar o no estar dentro de nuestras expectativas. Si nos preguntan sobre vuestras aspiraciones económicas podremos decir que esperamos que se encuentre dentro del rango salarial por la parte media alta del sector, para ver si el entrevistado nos da alguna pista al respecto. No solo el salario, el variable y la forma de conseguirlo, los beneficios sociales, y otro tipo de retribución salarial o en especie son necesario conocer para tomar nuestra decisión. Si somos buenos candidatos para ocupar el puesto en la última parte de la entrevista nos lo dirán y además aquí es donde debemos obtener información del puesto ya que también forma la segunda parte de nuestro objetivo.

10.- Teatro, puro teatro

Una entrevista de trabajo se puede considerar como un ejercicio donde una persona cuenta a otro o a otros su vida, tanto personal como principalmente profesional y porque no hacerlo de una forma interesante, al fin y acabo se trata de “contar historias” y sin mentir y sin exagerar podemos hacer nuestra entrevista diferente y atractiva. Un espectador lo que más valora de un ponente es la veracidad de lo que cuenta, pero además que sea de una forma atractiva. Por eso recomiendo que cuando tengas una entrevista de trabajo importante la prepares haciendo un guion y la ensayéis.

Si a pesar de todo esto no eres seleccionado finalmente no te frustres, piensa que posiblemente había otro candidato cuyo perfil se adaptaba más al puesto sin necesidad de ser mejor que tú en otros aspectos. De una forma educada y dejando muy claro que se trata que una acción de mejora, puedes pedir al entrevistador que os aconseje como mejorar en próximas entrevistas. Si es un buen profesional lo considerará positivamente y es posible que os tenga en cuenta para nuevas selecciones.

 

Mucha suerte

 

COLABORADOR

Emilio Gómez Rojo ha sido Director de RRHH en Grupo OHL y es Profesor asociado de la Universidad Europea de Madrid

https://www.linkedin.com/in/emilio-gómez-rojo-134a8111/